© 2023 de Jaime Consultoría. Creado con Wix.com

SILVICULTURA

¿Qué es?

               La silvicultura es el cuidado de los bosques o montes y también, por extensión, la ciencia que trata la forestación. Esto quiere decir que la silvicultura desarrolla las técnicas que se aplican a las masas forestales para obtener de ellas una producción continua y sostenible de bienes y servicios demandados por la sociedad, como lo es el complemento de la ganadería.

El avance de la actividad agrícola ha provocado en los últimos años el desplazamiento de la frontera ganadera hacia zonas marginales o extra pampeanas.  Esto está planteando la necesidad de adaptar los sistemas ganaderos a la realidad de estas regiones, como el NOA, el NEA, etc.; o en condiciones de suelos más restrictivas en la región pampeana.

        Los sistemas silvopastoriles (forestación y ganadería) bajo plantaciones forestales surgen como respuesta a esas necesidades, no sólo por ser un sistema viable y adaptable para la mayor parte de las regiones en cuestión, sino también por resultar en una serie extra de beneficios para la actividad ganadera y para los productores que lo implementen, destacándose entre ellas el atractivo retorno que presentan.

 

Ventajas de la producción silvopastoril:

               Los sistemas silvopastoriles generan microclimas favorables al desarrollo ganadero y a la tierra:

Durante el verano, la sombra proveniente de la forestación reduce el stress provocado por el calor, y reduce la pérdida de palatabilidad y turgencia sobre el componente herbáceo permitiendo el consumo del mismo por parte del componente ganadero y aumentando los kilos ganados y la calidad de la carne. Durante el invierno, el dosel arbóreo provee protección contra las heladas.

El ganado también permite controlar la aparición de malezas resistentes a la sombra y ayuda a combatir el riesgo de incendio dado que se alimenta de la materia seca que se encuentra debajo del bosque. Comparado a otros sistemas productivos, el sistema silvopastoril provee un alto grado de cobertura del suelo y por ende contribuye a disminuir la erosión del mismo.

             La industria de la madera (excluyendo el sector “Muebles”) emplea, en forma directa e indirecta, a unas 362.000 personas: mucho más que el sector automotor.

La “Forestación” genera recursos sustentables para nuestro ecosistema quitando, a la vez, presión sobre los bosques originarios. Los árboles, además de proporcionar madera, regulan el ciclo hidrológico, reducen los niveles de dióxido de carbono y favorecen la conservación de la biodiversidad.

 

Estabilidad Fiscal

               El crecimiento del sector foresto-industrial argentino es uno de los fenómenos más auspiciosos de la actividad productiva del país. El atractivo del sector está basado en tres pilares:

- Potencial forestal único: dado por las altas tasas de crecimiento

- Vastas extensiones de tierras: aptas para la forestación que no compiten con la producción de alimentos y a bajos precios.

- Incentivos para la explotación forestal: la ley de promoción de inversiones (Ley 25.080-Dto 133/1999)-CONT.-  regula la actividad garantiza estabilidad fiscal, un apoyo económico no reintegrable a los bosques implantados y un tratamiento impositivo favorable para las inversiones. El objetivo es incrementar la cantidad de hectáreas desde las 1.300.000 has actuales hasta 3.000.000 has en diez años.